Si necesitas un préstamo personal no dejes de comparar las diferentes posibilidades que te ofrece el mercado. Haciéndolo, tomarás una mejor decisión, acelerarás el proceso y ahorrarás dinero en intereses y comisiones. Utiliza nuestro comparador de préstamos personales disponible más arriba, para obtener una primera selección con los mejores préstamos online del mercado.

Leer más

Cuando llega el momento de solicitar financiación es importante estudiar las diferentes opciones disponibles en función del dinero que necesitas y el plazo en que quieres devolverlo. Si simplemente seleccionas el primer préstamo que veas, es probable que acabes contratando un servicio demasiado caro o poco conveniente. Ser consciente de lo que ofrecen varios prestamistas, te ayudará a elegir uno que ofrezca un servicio adecuado a tus necesidades.

Antes de pedir un préstamo

Antes de pedir un préstamo es conveniente planificar un poco todo el proceso. Te recomendamos que pienses detenidamente para qué vas a utilizar el dinero, cuánto necesitas y en qué plazo te gustaría pagarlo. Una vez tengas claras tus preferencias, puedes hacer uso de nuestro comparador. Varía los plazos y las cantidades para ver cómo cambian las cuotas mensuales y hazte una primera idea de lo que puedes conseguir.

Solicitar un préstamo online

Una vez hayas encontrado uno o dos prestamistas que ofrezcan lo que necesitas, es el momento de visitar sus páginas webs. A través del botón “Solicitar”, que aparece en nuestro comparador, accederás a la página oficial de cada prestamista. En ella, no dejes de leer los términos y condiciones del préstamo. En la mayoría de los casos, incluso te ofrecerán un simulador para que veas lo que tendrías que pagar. Ten en cuenta que hasta que tú no des tu consentimiento, nunca se formalizará el préstamo, así que no dudes en pedirles toda la información necesaria e incluso el contrato.

Quién puede solicitar

Por lo general, en España cualquier persona que sea mayor de edad y tenga capacidad de obrar puede solicitar un préstamo. La mayoría de los prestamistas exigen algunos requisitos a mayores como tener residencia en España, tener una cuenta bancaria a tu nombre, disponer de un número de teléfono también a tu nombre, tener ingresos regulares y no figurar en un registro de morosos como ASNEF. No obstante, los requisitos varían en cada prestamista, así que si no cumples los de uno, vuelve a nuestro comparador y busca otra opción. Si estás en ASNEF, consulta el comparador de préstamos inmediatos ASNEF ya que hay muchos prestamistas para los que no es un problema.

Qué tener en cuenta

Pedir un préstamo personal nunca debe ser una huida hacia adelante. Por el contrario, debe ser una decisión meditada, con un plan de pago bien pensado. Antes de solicitarlo, es recomendable hacerse la pregunta ¿cómo voy a pagar cada una de las cuotas y devolver el principal al final? Si no se tiene una respuesta clara, seguramente el préstamo no sea una solución. Nunca debes pedir un préstamo con un interés más alto para pagar una deuda de un interés más bajo. Sin embargo, la acción contraria sí que puede ser una buena decisión. Piensa que el dinero que destinas a pagar tus deudas no debe superar el 30% de tus ingresos mensuales. Haciendo un uso responsable de los préstamos, puedes disfrutar mucho más de tu dinero ya que te ofrecen la posibilidad de disfrutar tu sueldo antes de cobrarlo, para hacer frente a pagos inesperados ya sean necesidades básicas u ofertas que no quieres dejar pasar.