Invertir en depósitos es una forma popular de sacarle algo de rentabilidad al dinero, porque la inversión suele estar garantizada por algún fondo de garantía. Sin embargo, tras las continuas bajadas de tipos, es difícil encontrar algo que merezca la pena. Usa nuestro comparador de depósitos para tener una vista rápida de lo que hay actualmente disponible en el mercado.

Leer más

Invertir en depósitos es una de las formas más seguras de inversión. Por eso, los usuarios que quieren que su dinero produzca algo de rentabilidad sin esperar demasiado suelen optar por este producto.

Qué tener en cuenta al invertir en depósitos

Algo fundamental que debes tener en cuenta al invertir en un depósito es que el riesgo cero no existe. Es cierto que los depósitos vienen garantizados por un fondo de garantía, lo que quiere decir que si la institución con la que contratamos el producto cierra, el fondo de garantía debería devolvernos el dinero. Pero la historia nos muestra que hasta las opciones más seguras fallan alguna vez. Dicho esto, seguramente sean la posibilidad de inversión más segura que existe. En todo caso, es buena idea ver qué cantidad asegura el fondo de garantía de nuestro depósito y nunca invertir una cantidad superior en el mismo. También debes tener en cuenta el plazo del depósito, ya que hasta que no transcurra no podrás hacer uso de tu dinero. Por eso es importante, hacer una pequeña planificación del futuro, para ser consciente de cuánto dinero puedes dejar bloqueado en estas inversiones. Otro tema importante es si el depósito abona los intereses al vencimiento o lo hace de forma mensual. Por supuesto, tampoco debes dejar de mirar los intereses que te van a pagar, ya que son la razón de contratar un depósito. También hay que ser conscientes de las tarifas que aplique el gestor del depósito, ya que afectarán a la rentabilidad final.

Por qué interesa contratar un depósito

El depósito es un producto financiero de ahorro y esa es su principal función. Para muchos usuarios, el simple hecho de ni poder gastar el dinero del depósito ya es una razón para contratarlo. Es curioso como a veces parece que el dinero quema en las manos. Con el depósito nos aseguramos no usar ese dinero. Tal y como se presenta el futuro de las pensiones, ahorrar parece cada vez más necesario. Aunque la rentabilidad de los depósitos no sea muy alta, son bastante seguros y sirven para diversificar dónde guardamos nuestro dinero, mientras recibimos bastante más que lo que nos daría tenerlo en una cuenta corriente. Además, tener el dinero en el banco y sin tocar, suele conllevar recibir llamadas de comerciales ofreciéndonos productos. Con todo esto en mente, desde Prestamo.es te recomendamos que utilices nuestro comparador de depósitos para ver qué opciones tienes. No todas las entidades tienen los mismos mínimos de inversión ni contemplan los mismos plazos, pero si pones la cantidad que quieres invertir y el plazo, te aparecerán las que sí que trabajan con esas condiciones. Además, verás qué beneficio obtendrás en el vencimiento del depósito.