Tener una cuenta corriente es poco menos que una necesidad básica. Pero esto no quiere decir que debas contratar una cualquiera. Si escoges la más adecuada para ti, puedes notar una gran diferencia en comisiones a pagar y en intereses a cobrar. Usa nuestro comparador de cuentas corrientes de arriba para ver entre cuáles puedes elegir.

Leer más

Gracias a una cuenta corriente podemos llevar a cabo una gran cantidad de acciones como cobrar nuestra nómina y recibir otros pagos, realizar transferencias, asociar tarjetas de crédito y de débito, contratar depósitos o una cuenta de valores, y muchas otras acciones financieras necesarias en nuestro día a día. La característica fundamental de las cuentas corrientes es que son absolutamente líquidas. Es decir, el dinero está ahí para cualquier cosa que le necesites. Hace años, los bancos solían ofrecer intereses por los saldos de las cuentas corrientes, pero es una práctica en desuso. Ahora los intereses son bajísimos o inexistentes, y si quieres obtener algo de rentabilidad de tu dinero, necesitarás asociar una cuenta de ahorro a la cuenta corriente.

Qué tener en cuenta para contratar una cuenta corriente

El elemento fundamental de una cuenta corriente es la seguridad. Sin embargo, en cualquier banco común tus fondos estarán asegurados por un fondo de garantía así que no marca una gran diferencia. Si vas a manejar mucho dinero, sí que te interesa comprobar cuál es el fondo de garantía al que está adscrito tu banco para ver hasta que cantidad de dinero te cubre. Si tienes pensado ingresar más dinero que el límite establecido, seguramente te interese tener varias cuentas bancarias en distintos bancos con diferentes fondos de garantía. Otro aspecto fundamental y en el que sí hay mucha diferencia entre las diferentes entidades son las comisiones y las condiciones que debes cumplir para que esas comisiones no sean aplicables. En muchos casos, te pedirán que domicilies tu nómina y los pagos de una o más facturas. Generalmente, con eso te asegurarás no pagar comisiones por los servicios básicos de la cuenta corriente. Si eres autónomo será algo similar. Seguramente, te pedirán que domicilies el pago de la cuota de autónomos y un número de facturas determinado. También hay promociones interesantes que debes considerar. Muchas cuentas corrientes te ofrecen descuentos para tus gastos en gasolina, o incluso te devuelven un pequeño porcentaje de todas tus facturas domiciliadas. Aunque parezcan poca cosa, a lo largo de un año, son cantidades importantes. Finalmente, en Prestamo.es pensamos que merece la pena señalar que es interesante hacer una pequeña investigación de en qué cajeros podremos sacar dinero sin pagar ninguna tarifa y dónde están los más cercanos de nuestra casa y trabajo. Muchas veces necesitamos sacar dinero y no tenemos mucho tiempo para desplazarnos por la ciudad. Por tanto, ser consciente de qué cajeros tenemos cerca de los sitios en los que más tiempo pasamos y en qué cuentas corrientes podemos sacar dinero gratuitamente en ellos, es un factor importante para este producto. Un último consejo. Si te mudas, cambia la oficina en la que esté inscrita tu cuenta corriente. Te facilitará las cosas si algún día quieres cerrarla.